Fuente: www.understood.org

Hiperactividad en adolescentes con TDAH: ¿Cómo luce?

Los adolescentes con TDAH puede que ya no salten sobre los muebles o estén corriendo en el salón de clases. Pero eso no significa que su hiperactividad haya desaparecido por completo. En algunos chicos estos síntomas de TDAH continúan en la adolescencia, pero de manera diferente.

La forma como se manifiestan los síntomas del TDAH al llegar a la adolescencia depende de cada individuo y del síntoma. La mayoría de los chicos con TDAH (también conocido como TDA) continuarán teniendo problemas de atención en su adolescencia y después. Algunos que fueron impulsivos de niños, seguirán siéndolo.

La hiperactividad es diferente. La mayoría de quienes la tuvieron durante su infancia no la tendrán de adolescentes. Sin embargo, aquellos que continúan presentándola, pueden manifestarla de maneras diferentes a como cuando eran pequeños.

Conozca por qué la hiperactividad puede cambiar a medida que los chicos maduran y cómo puede manifestarse en los adolescentes.

La maduración del cerebro en los adolescentes con TDAH

Las investigaciones señalan que ciertas partes del cerebro son menos activas y se desarrollan más lentamente en los niños que tienen TDAH. Una de estas áreas, el lóbulo frontal, está encargado de la función ejecutiva, un grupo de habilidades mentales importantes.

La autorregulación es una de esas habilidades. La autorregulación en los chicos con TDAH suele ser deficiente, lo que les dificulta controlar su conducta hiperactiva. Pero a medida que maduran, el lóbulo frontal también madura y es capaz de funcionar más eficazmente (sin embargo, no se equiparará totalmente con el de una persona sin TDAH).

Los adolescentes con TDAH pueden usar sus habilidades ejecutivas más desarrolladas para ayudar a controlar algunos de sus síntomas. Muchos consideran que les es más fácil controlar o encauzar su necesidad de estar en constante movimiento que cuando eran niños. Por eso, mientras algunos chicos con hiperactividad pueden seguir teniéndola, las señales son menos visibles.

Señales de hiperactividad en adolescentes

Los adolescentes con hiperactividad siguen teniendo la urgencia de moverse, y a menudo tienen que esforzarse por controlarlo. Por lo tanto, aunque ya no tengan que levantarse de su asiento en clase, podrían necesitar levantarse de su asiento en la sala de cine para dar una vuelta.

Los adolescentes que tienen problemas de hiperactividad podrían:

  • Estar inquietos y golpetear con sus pies
  • Verse frustrados o impacientes cuando los demás están de brazos cruzados
  • Tener dificultad para permanecer en el mismo sitio al hacer la tarea
  • Interrumpir conversaciones o no escuchar cuando las personas están hablando
  • Hablar sin parar ni darse cuenta de lo que está ocurriendo y cómo están reaccionando las personas
  • Tocar constantemente o manipular cosas en las tiendas o en las casas de las personas
  • Quedarse despierto hasta tarde en la noche (y verse exhausto durante el día)

Comportamiento arriesgado en chicos hiperactivos

Los adolescentes con exceso de energía necesitan encauzar esa energía. A menudo se sienten atraídos por actividades peligrosas como los “deportes extremos”. Eso no es un problema en sí mismo. De hecho, algunos adolescentes con TDAH prestan mucha atención a cuestiones de seguridad al realizar esas actividades.

Sin embargo, otros puede que no tomen ni las precauciones más básicas. Eso es especialmente cierto si son impulsivos. En ellos, es de suma importancia que tengan el entrenamiento adecuado, la supervisión y la protección en actividades de alto riesgo.

Además, las habilidades de planificación y el criterio de los adolescentes con TDAH a menudo es limitado. Puede ser útil hablar con antelación de los riesgos y las consecuencias. Los tratamientos para el TDAH también pueden ser efectivos.

Vea cómo un experto explica si los niños superan el TDAH cuando crecen. Averigüe por qué algunos adolescentes con TDAH mienten con frecuencia. Y entienda cómo las niñas experimentan el TDAH en comparación a cómo lo experimentan los niños.