Emprender con TDAH – Fracasar rápido y barato.

El método LEAN CANVAS.

En notas anteriores hablamos de que fracasar es parte del aprendizaje. Esto no quita que cuando empezamos algo, nadie quiere fracasar (sino ni empezamos).

Entonces, ¿cómo hacemos para evitarlo?

Afortunadamente, no somos los primeros que nos hacemos esta pregunta y se han inventado métodos para poder hacer un plan de negocios rápido y ágilmente.

El método que quiero contarles hoy se llama lean canvas.

No quiero explayarme demasiado en lo técnico sino en el concepto y la filosofía de éste.

Básicamente dice que tenemos que pensar en:

  • Propuesta única de valor: qué ofrecemos a nuestros clientes, siempre enfocados a beneficios y no funcionalidades.
  • Segmentos de clientes: a quién nos dirigimos.
  • Estructura de costos: en qué tenemos que gastar para desarrollar y ofrecer nuestra propuesta de valor.
  • Fuentes de ingresos: cómo vamos a monetizar nuestro proyecto. Junto con la estructura de costos forman la rentabilidad del modelo de negocio.
  • Problema: qué problema hemos detectado que es suficientemente doloroso para un buen número de personas. Podemos listar los 3 subproblemas más importantes que hayamos detectado sobre una problemática concreta.
  • Solución: qué solución proponemos para paliar el problema. Podemos listar las 3 características principales de la solución.
  • Métricas: en qué números nos tenemos que fijar para saber el estado de nuestro negocio.
  • Diferenciación (o ventaja competitiva): qué nos diferencia realmente de la competencia de forma que no sea fácil imitar.
  • Canales: a través de qué medios proporcionamos nuestra propuesta de valor a nuestros clientes.

Lo bueno es que no tenemos que ponernos a hacer un texto largo detallando cada una de estas sino armar un cuadrito y con los famosos post-it ir escribiendo bien cortito cada uno de los ítems.

¿Listo?

No, recién empieza. Seguramente les llamó la atención el título, fallar rápido y barato. Esto significa que, una vez que peguemos todos los post-it en cada casillero hay que salir al mercado y validarlo. ¿y la plata? No te preocupes porque la validación se hace con un producto mínimo viable, es decir, lo más barato que podamos ofrecer.

Por ejemplo, queremos instalar una panadería. El producto mínimo viable en este caso sería, hacer el pan en nuestra casa e instalar cerca de donde queremos poner la panadería un puestito para vender el pan. A ver qué pasa, ¿están dispuestos a pagar por ese pan los vecinos?  hacemos que lo prueben ¿Qué dicen? ¿les parece bien el precio?

Es de destacar que lo primero que solemos hacer con nuestro producto es preguntarle a nuestros familiares o amigos qué opinan, pero recordemos que ese no es el mercado. Debemos siempre validar los ítems del Canvas en el mercado “real”.

Cuando sacamos nuestro producto mínimo viable a “la calle” puede que algunas cosas estén bien y otras mal. Entonces volvemos al Canvas, lo miramos y cambiamos los post-it que tenemos que cambiar y de vuelta a la calle a ver si nuestras observaciones son correctas. Este proceso de revisión, de volver a mirar y cambiar lo errado, se le llama iteración. Es bueno hacerlo al menos tres veces.

¿Qué logramos con este método?

1) Agilidad. Escribimos en un afiche u hoja, le ponemos unos papelitos y eso se convierte en nuestro plan de negocios.

2) Fallar rápido y barato: esta es la médula del asunto, lo más importante. Como TDAH´s quizá nos entusiasmemos con la idea y gastamos fortunas en presentar un producto sumamente acabado e invertimos en máquinas y otras cosas, y al salir al mercado nos damos cuenta de algunas cosas: que una vez invertido todo es difícil o puede resultar costoso cambiar . En cambio, si buscamos un producto mínimo viable (algo barato que ofrecer para probar sin invertir demasiado) podemos pivotear las veces que sean necesarias hasta que creamos tenemos un producto presentable y amerita las inversiones necesarias y lanzamiento oficial de nuestro emprendimiento.

Fracasar y fallar es parte de emprender, hacer es errar, no tengamos miedo a cambiar nuestras ideas y diagnósticos.

Cualquier consulta respecto al método no duden en consultarme. Gustoso de ayudar emprendedores. EL TDAH no nos debe generar miedos para emprender, tomemos las medidas para minimizar los fracasos y sintámonos bien con nosotros mismos.

Martín AzzaliLicenciado en Administración Rural
Tengo TDAH
Consultor
Posgrado en Emprendedorismo
Organizador TEDxParqueSanCarlos