#15 ¡Mamá tengo una idea.. Tengo una idea!

Mi pequeño caballero andante de 6 años y medio con su noble mumo, fiel para todas sus historias e inventos, un niño muy creativo e ingenioso, sobre todo con mucho movimiento, no solo motriz sino sensorial, un tsunami de ideas, así llego un día diciéndome: “… ¡TENGO UN TSUNAMI DE IDEAS MAMÁ !…” .

Hace millones de preguntas, a veces la misma millones de veces, las que respondo una y otra vez, llega un momento en que dudo si se la respondí o si fue que no la comprendió, porque la repregunta con la misma curiosidad, como si fuese la primera vez, luego me doy cuenta, que simplemente se le olvidó la respuesta.

No desperdicia palabras ni intensidad para expresar y decir lo que siente o piensa. Quiere tener muchos amigos, el detalle es que a veces se le dificulta esperar que el otro termine de hablar o explicar las reglas del juego para jugar. Sus deducciones son geniales, como aquella de la compu, si la clave de mamá es su nombre, la de papá deber ser igual y allí entraba instalándose en nuestras sesiones a navegar, hoy día tiene la suya. Prefiere que le lean a leer, da mil vueltas para copiar, pero en la compu lee y escribe si un dibujito, imagen, canción o juego quiere encontrar. Cuando utiliza mi celular, es el productor, guionista, vestuarista y actor de sus vídeos, algunos son muy buenos, he llegado a pensar que lo de él es lo Audiovisual. Es detallista, cariñoso, generoso, divertido, inteligente. Tiene la capacidad para enloquecerme y matarme de amor con la misma intensidad.

El mayor problema es que su compañero de vida, el TDAH, es invisible para algunos ojos que no quieren creer y visible para otros que solo desean etiquetar y no salir de su zona de confort, así nos paseamos por las etiquetas tradicionales: Inquieto, desobediente, molesto, charlatán, agresivo, flojo, manipulador y pare de contar; de algunos docentes que “no quieren patologizar”, pero hablan y practican la “Inclusión” como una gran Utopía, maravillosa e Inexistente. Ni hablar cuando te quieren convencer que el TDAH no existe, que se llama de otra forma, que es cuestión de vínculos, límites y normas que no sabemos establecer, por dentro pienso: ¡LLAMENLO ARROZ CON POLLO, CAPACÍTENSE Y DEJEN DE JODER! Tanta burocracia, doble discurso y desinformación que todavía hay que barrer.

Para terminar, hago una ovación, para nuestros Chicos guerreros naranja con su fortaleza y nobleza contagiosa, que hacen día a día su mejor esfuerzo. Para las Familias que decidimos reeducarnos, desdramatizar y caminar juntos en esta selva caótica y maravillosa, donde el sendero a veces se borra con la lluvia y debemos empezar otra vez. Para aquellos Docentes que tienen vocación y ganas de reeducarse, aprender y contener.

El TDAH no es nuevo, solo ha cambiado de nombre con el tiempo, no se diagnostica con un test, ni con un solo profesional, es una condición discapacitante que necesita terapia polimodal y en algunos casos medicar, necesita según las características del chico adecuaciones, aunque casi todos tiene inteligencia normal superior a la media, pero es que aún seguimos padeciendo un sistema educativo tradicional, que lo único que sabe, es que no sabe nada, de reinventarse para educar.

Zory mamá de Javier
Un niño con TDAH