#14 Sigo Buscando

Me llamo Bárbara, me dicen Barby, y tengo 22 años, soy Patagónica, de Comodoro Rivadavia.

De niña me diagnosticaron de TDAH, fui la «nena problema». Para resumir: mil y un desventuras en el transcurso escolar.

Los médicos quisieron medicarme, pero mi mamá se negó, ella pensaba que la medicación me iba a dopar y asi se desistió del tratamiento con fármacos, nunca se trato de ir a una terapia. Ante la creencia de que el TDAH se terminaba con la niñez,  transcurrí la educación secundaria con más problemas, pero nunca relacionándolos. Me iba MUY mal hasta que en los últimos años, mi entorno sirvió como estímulo: mis mejores amigas y compañeras del colegio eran los mejores alumnos y alumnas de la escuela; finalmente saqué el mejor promedio, esto es importante para contar lo que les contaré en breve….

Me animé a ingresar a la Universidad, a estudiar Profesorado de Historia. La remé y puse al máximo mi esfuerzo por estudiar, hasta de una manera hasta poco saludable. Los resultados no eran los esperados relacionandolos con esfuerzo.

Imagino que los que me leen entenderán lo que nadie me entendió jamás, que no es cuestión de inteligencia, ni de esforzarse «más», no es ser vaga, no es cuestión de ponerle ganas. Está esta «bestia» de adentro que se come nuestro enfoque cuando se le ocurre y casi siempre tiene «hambre».

Hace un año decidí comenzar terapia psicólogica, por que el luchar contra esto que no entendía, era demasiado pesado de sobrellevar sola.

Busqué un poco de información antes de ir y en el camino descubrí, lo que más sentido tenía, y que hacía que todo encaje, que había estado arrastrado mi TDAH todo este tiempo, toda mi vida.

La terapia me ayudó a entender que el TDAH no es cosa de niños o niñas nómas. Lo entendí más allá que la psicoanlista que me atendía, una señora mayor a la cual accedí por medio de la obra social, me decía que por haber tenido en su momento el mejor promedio en el último año del secundario, y estar cursando una carrera universitaria, tenía que dejar de lado un posible diagnóstico de TDAH. Fui un par de veces más y dejé de asistir a esas sesiones.

Curso el cuarto año de mi carrera, tengo 10 materias aprobadas de 33 totales, soy Barby y la sigo remando sin descanso. Estos años me psicoeduque todo lo que pude sobre el Déficit de Atención y encontré a otra psicóloga a la cual no veo que hable mucho del TDAH (siento que tampoco cree) pero al menos me escucha y creo que hasta me comprende. No es fácil para nosotros los adultos con TDAH que no fuimos tratados de chicos poder llevar a cabo una vida donde sabemos que algo pasa y recién estamos internalizandolo a la vez que tratamos de cumplir con nuestras exigencias y responsabilidades diarias…

Soy Barbara, soy Patagónica, soy una adulta con TDAH buscando un tratamiento que me ayude a calmar la bestia

Barby
Adulta con TDAH
Mamá de un niño con TDAH